Los cuidados básicos

La piel grasa, por lo regular, nos otorga una sensación de suciedad en nuestra cara, nunca se siente suficientemente limpia, por lo cual no nos sentimos a gusto con nuestra piel, la cara brilla, el maquillaje no dura y ni hablar del protector solar, que si no es el adecuado terminamos por eliminarlo de nuestra rutina ya que incrementa el brillo y la pesadez en nuestra piel.

 

No te preocupes, con los cuidados adecuados estos problemas se solucionan fácilmente, únicamente nos queda ser sumamente constantes y elegir los productos adecuados acorde a nuestra piel, ya que estos nos ayudaran a regular el exceso de producción de sebo y mejoraran la calidad de este, para otorgarle a nuestra piel el equilibrio que necesita.

La piel grasa también necesita cuidados suaves, por lo que procura no exagerar en los tratamientos exfoliantes o limpiezas profundas con productos agresivos, ya que esto promoverá mayor producción de sebo e irritaras tu piel.

Lo más recomendable es lavar tu piel con un jabón liquido o una barra dermolimpiadora para piel grasa por la mañana y por la noche, y puedes realizar mascarillas exfoliantes no más de dos veces por semana. 

La piel grasa también necesita hidratación, elige una crema hidratante libre de aceites y matificante que regule la producción de sebo y permita que tu piel contenga la humectación suficiente para que luzca radiante y fresca.

El protector solar debe de ser toque seco, en gel o libre de aceites, hay algunas presentaciones super ligeras que funcionan como base de maquillaje y matifican tu piel todo el día, no suprimas este paso ya que el protector solar es el mejor aliado contra el envejecimiento de tu piel, reaplicalo cada 4 horas si te encuentras en interiores y cada 2 si te expones a la radiación solar de manera directa

1(1).png

Piel Grasa